Las primeras cerraduras de las puertas conservadas más antiguas que hemos encontrado pertenecen a los antiguos egipcios y se remontan al menos a 2000 aC , cerraduras que se utilizaban en las entradas de las grandes pirámides de Egipto.

El principio de las cerrraduras

Las cerraduras un invento muy antiguo

Se cree, pero no está probado, que existían incluso antes que eso. Lo que separa el bloqueo egipcio de invenciones posteriores es el hecho de que todo el asunto fue hecho de madera, la guía incluida. De hecho, la idea básica para una cerradura con pivote basculante, sigue siendo el tipo de cerradura más común usado hoy en día.

Hubo una pequeña diferencia entre sus llaves y las nuestras,  sin embargo aunque nuestro tiempo es más moderno, sus llaves con casi un pie de largo , las hacían que fuesen  mucho más difícil para los ladrones abrir las antiguas cerraduras, que las nuestras más modernas, pero también las abrían.

Se cree que los egipcios diseñarón estas cerraduras tan complejas como una forma de proteger los objetos de valor, o lugares de una gran importancia religiosa. Un pestillo simple o perno normalmente bastaba, pero este nuevo sistema,  lugares para ser acordonados se construyeron paredes y puertas con cerraduras , haciendo que los  guardias de seguridad reales fuesen innecesarios. Además, la puerta sólo se puede bloquear (o desbloquear) desde el exterior, y con un pestillo desde el interior para poder cerrar la puerta.

Llave para cerradura moderna

Las cerraduras modernas

Después de muchos años las cerraduras han evolucionado enormemente, cerraduras controladas electrónicamente por tarjetas, con llaves magnéticas e incluso con mandos de radio control para puertas de garaje, toda una tecnología perfecta que hacen de estas cerraduras las más modernas y fiables.

Eso sí, por mucho que se ha evolucionado desde el principio de las cerraduras, no se ha conseguido todavía que los amantes de lo ajeno no puedan abrirlas, algunas por la fuerza y otras con ganzúas, llaves maestras o útiles.