Las bases de la codificación automática, en la que nacería el código de barras, comenzaron a crearse en los Estados Unidos, alrededor del año 1948 por dos estudiantes estadounidenses, finalistas del Instituto de Tecnología de Drexel, Joseph Woodland y Bernard Plata.
Este año, Bernard Plata escuchó una conversación en los pasillos del Instituto, donde un presidente de una cadena de supermercados trató de convencer a uno de los compañeros  finalistas de buscar un método de captura de la información de un producto a la salida al mercado.

La historia del código de barras

El estudiante se acercó declinó la petición de el presidente,  y cuando conoció a su amigo Joseph Woodland le dijo lo que había oído. José, quien en ese momento ya era profesor en Drextel Instituto, estaba fascinado por el reto y lo primero que pensé idea de utilizar las normas con una tinta especial que brillaba cuando se ilumina con luz ultravioleta. Los dos amigos configurar un dispositivo para probar la idea de que, sorprendentemente, a pesar de la idea se encontraron con dos problemas: la inestabilidad de la tinta y el alto costo de las impresiones.
No obstante Woodland fue con la certeza de que el camino era ese y decidió perfeccionar el enfoque, desde el apartamento de su abuelo, en la Florida, a la búsqueda de soluciones.

Después de varios meses de trabajo habían creado el código de barras lineal mediante la combinación de dos tecnologías existentes:

Código Morse a las bandas sonoras de las películas.

Volviendo al  Drexter Instituto, Woodland comenzó a preparar la presentación de una patente, mientras que su amigo Plata investiga lo que el código  definitivo debe tener. En 1949, más precisamente el 20 de octubre, los dos amigos  hicieron la solicitud de la patente.
Dos años más tarde Woodland fue a trabajar para IBM con la esperanza de que su creación tuviese reconocimiento. A la espera de la patente  desarrollo un sistema de lectura de códigos de barras  rudimentario, utilizando una lámpara incandescente de 500 vatios como fuente de luz y un tubo foto multiplicador conectado a una película de un osciloscopio como lector. La lámpara de calor era enorme y la luz casi le cegó al mirar directamente, pero era necesario para mostrar el potencial de la invención, lo que sería imposible sin un sistema de lectura.

Codigo de barras

La patente del código de barras

En 1952 los amigos recibierón la concesión de la patente y a finales del 50 Woodland logró que IBM conociera  su creación, pero se le dijo que la tecnología necesaria para que funcione a gran escala era necesario un par de años en avance de la tecnología.
Woodland y Plata fueron devastados, especialmente debido a que la patente  concedida tenía la validez de sólo 17 años,  lo que más de la mitad de ese tiempo había pasado.
IBM intentó varias veces comprar la patente, pero a un precio que era muy por debajo de su valor. Philco fue  en 1962, le ofrecieron el valor justo y Woodland y Plata acordaron vender sus inicios a la compañía. En 1971 Philco se la vendió a RCA.

El nuevo código de barras ya estaba listo para su producción en cadena

En los años 70, con la tecnología para desarrollar y precios más asequibles, como el láser y las computadoras, se alcanzó la madurez de la invención de Woodland y Plata.
Fue en esta época cuando se creó las normas de uso y el desarrollo de códigos de barras, con el tiempo se convierten en la norma a seguir para todo el mundo.

Las reglas principales fueron:

  1. La facilidad de lectura de códigos de barras tenía que ser clara y  desde cualquier ángulo de visión y a varias distancias;
  2. El equipo tenía que ser asequible,  se pagan a sí mismos de un período máximo de dos años y medio.
  3. Las etiquetas tenía que tener un precio bajo, una gran cantidad de fiabilidad y ser fáciles de imprimir, teniendo en cuenta que serían impresos millones de ellas.
  4. Estas reglas eventualmente ayudar a establecer el estándar pero como todo toma única vez el 3 de abril 1973  los principales minoristas en Estados Unidos son elegidos y establecen una sola norma, que hoy se conoce como el código de barras GS1 .
  5. Es cuando por fin la mañana 8:01 am día 26 de junio 1974, en el estado de Ohio, Estados Unidos,  un cliente estadounidense entró en la tienda de comestibles de la cadena de un pantano y cogió un paquete de goma de mascar Juicy Fruit de Wrigley ,para pagar el producto. El cajero llegó a la caja y paso el producto por un escáner y leyó el producto GS1 de código de barras, dando de  inmediato  la indicación de precio y características.

Así, se registra la fecha en que se compró el primer producto con un código de barras en el mundo.

Las famosas barras verticales negras y los dígitos que contiene información acerca de los productos que compramos facilitan nuestras vidas durante décadas, pero su forma de trabajar son en gran parte desconocidas.

Lector de códigos de barras

 

Vamos a tratar de dar una breve explicación del funcionamiento del código de barras

  • Los números en un código de barras son trece.
  • En lo que se refiere a las barras, la anchura de las rayas y el espacio entre ellos es único para cada producto, por lo que es equivalente a una huella dactilar.
  • La lectura (decodificación) de un código de barras se realiza utilizando un escáner láser que emite una luz roja que pasa por todos los bares.
  • En las zonas donde la barra es oscuridad a la luz es absorbida y donde el bar es claro (que son los espacios entre las barras oscuras) la luz se refleja de vuelta al escáner.
  • De este modo la máquina puede reconocer los datos que no están representados, enviándolos a un ordenador central que las convierte en letras y / o interpretable por figuras humanas.