El origen del autismo

El origen del autismo

Esta es sin duda la pregunta que se plantean todas las personas que se enfrentan por primera vez al trastorno. Lo que cabría esperar es una respuesta que explicara no sólo la causa sino cómo evitar el autismo y el tratamiento idóneo a seguir para la curación, sin embargo, por el momento una repuesta tan sencilla no existe. Entre las teorías que mayor peso tienen actualmente vamos a nombrar a las dos principales; por un lado están las que otorgan importancia a los factores genéticos y a su predisposición, y por otro lado la teoría de que el origen está en los factores ambientales.

Los científicos que llevan estudiando la existencia de base genética desde hace muchos años, han obtenido pruebas bastante sólidas en estudios de gemelos y árboles genealógicos. De todas formas, se sigue trabajando en encontrar los genes que predispongan al trastorno en familias con más de un miembro con autismo. Aunque no es muy habitual que se den casos de varios miembros en una misma familia, si que ha calculado que si el primer hijo/a tiene autismo, hay una probabilidad de un 3 a un 6% de probabilidades de que un segundo hijo/a padezca el trastorno, éste dato al compararlo con el riesgo de un 0,6% que corre el resto de la población se puede deducir que existe un mayor riesgo en las familias que ya tienen un miembro con autismo de que se repita.

Diferentes teorías sobre el autismo

En cuanto a las causas ambientales, se han descrito casos en los que factores prenatales o complicaciones en el parto pueden desencadenar un daño cerebral. Aunque algunos estudios han encontrado una incidencia significativamente mayor de problemas durante el embarazo y en el parto en personas con autismo, estos factores no son los que cuentan con más partidarios entre los expertos. Las infecciones víricas cuentan con cierto respaldo, por el hecho de que se haya demostrado que ciertos virus afectan al sistema nervioso central y pueden producir daño cerebral permanente.

El origen del autismo

De especial interés son los llamados retrovirus, el herpes y el citomegalovirus porque se insertan en el material genético y pueden quedarse adormecidos mucho tiempo hasta que se reactivan de vez en cuando. A pesar de todo lo dicho y lo mucho que queda por decir sobre este tema, lo que me gustaría dejar claro es que el sólo hecho de que una enfermedad preceda al inicio de la manifestación de alguno de los Trastornos del Espectro Autista, no significa que sea la causa.

Queda todavía mucho camino por recorrer y muchas investigaciones por hacer para poder llegar a una respuesta definitiva a esta interrogante. El debate continuará y seguirán habiendo muchas especulaciones al respecto. Actualmente existen muchas ideas que van circulando entre padres y madres mal orientados o incluso de profesionales que en lugar de utilizar métodos científicos de comprobación se inclinan más por métodos de confrontación personal, en donde preocupa mas quién tiene la culpa y no qué hacer para mejorar.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*