El refresco de fanta

La marca de refrescos Fanta se creó en 1941 en la Alemania nazi.

Durante la Segunda Guerra Mundial, existía una ley que prohibía la entrada de mercancías y productos en el país, lo que impida que la fábrica alemana de Coca-Cola recibiera materia prima, para la fabricación de Coca-Cola, por lo tanto no existía posibilidad de continuar con su producción.

Los refrescos en la segunda guerra mundial

Motivo por el cual se encontraban ante dos problemas, la planta carecía de los ingredientes básicos para la fabricación del producto principal y necesitaban encontrar nuevos productos que permitieran mantener la planta en funcionamiento, ya que no había materia prima disponible en Alemania.

La dirección de la fábrica, Max Keith,  dio el visto bueno a la creación de un nuevo producto, para que la empresa no se viera obligada a detener su actividad. Esta tarea se la encargo al químico alemán Schetelig que, después de varios intentos, consiguió crear un refresco de color amarillento y con sabor a manzana.

Como todos los productos nuevos, necesitaba un nombre. Realizaron un concurso entre los empleados, para llamar a este nuevo producto. El ganador fue un vendedor,  Joe Knipp, que se inspiró en la palabra alemana “Phantastischen” (que significa “fantástico”), lo fue reduciendo  y bautizo la nueva bebida  como Fanta. Era fonéticamente ideal para muchos idiomas y de fácil pronunciación, factor decisivo para que fuera el nombre elegido.

Bote de refresco de fantaDebido a las restricciones durante el período de la guerra, su producción solo dependía de los ingredientes disponibles, que no eran suficientes y sufrían mucha variación.  En ocasiones utilizaban sidra de manzana, en otras queso, el suero de la leche. Por esta razón, el nuevo producto no conseguía crear una identidad definida, constantemente cambiaba su sabor. A pesar de ello, y gracias a la gran capacidad de la publicidad del régimen nazi, la bebida consiguió un rápido éxito con el pueblo alemán.

Fanta en el mundo moderno

Pasada una década después del final de la Segunda Guerra Mundial, Fanta apareció de nuevo en el mercado y comenzó a definir su identidad y ganar ventas en el resto del mundo.

El 29 de abril de 1955, la fábrica italiana de Coca-Cola en Nápoles, altero el sabor de Fanta con una mezcla de malta y naranja, que es el sabor que finalmente se dio a conocer en todo el mundo. La primera incursión de la nueva versión de Fanta apareció en el mercado japonés en 1958, con gran aceptación y con mucho éxito, al año siguiente llegó a los Estados Unidos, dos años más tarde a Argentina y en 1964 llegó a Brasil.

Actualmente Fanta está disponible en 187 países y es la tercera marca de la Compañía Coca-Cola con mayor volumen de ventas. Leer más sobre el inicio de la coca-cola.

Anécdotas del refresco de fanta

  1. Durante la Segunda Guerra Mundial, Fanta se comercializó sólo en el mercado alemán.
  2. En la actualidad hay alrededor de 92 sabores diferentes de Fanta, donde se encuentran disponibles de acuerdo a la cultura y las costumbres del país al que están destinados.
  3. Inicialmente, la gaseosa se hizo con edulcorante, pasando más tarde a realizarse con la remolacha azucarera.

Vídeo sobre el origen de la fanta

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*