Inicios de la calculadora

Es una realidad hoy por hoy la calculadora es de gran ayuda en la vida rutinaria de todos, ya que nos hace las cosas más fáciles, nos ahorra matar millones de neuronas de nuestro cerebro, haciendo operaciones matemáticas que nos beneficia en el factor tiempo.

Los inicios de la calculadora siempre fue una necesidad, siempre nuestros antepasados necesitaron sumar, restar, multiplicar y dividir. Fenómenos naturales que en ese tiempo pasaban así como también situaciones que tenían que emplear más operaciones matemáticas, siendo el Abaco uno de los primeros inventos que ayudo al hombre a empezar esa peregrinación de inventos hasta llegar a la calculadora.

La historia de la calculadora

A medida que paso el tiempo y llegamos al siglo XVII, las calculadoras empezaron a dar sus primeros pasos en la evolución de estas, ya que se empezaron a crear más operaciones logarítmicas. Así como también la regla de cálculo que ayudo mucho a las operaciones básicas, como también comenzaron las primeras calculadoras que eran aparatos grandes llenos de palancas y fue en Alemania.

Después vino la famosa Pascalina inventada por Blaise Pascal que la desarrollo con tan solo 19 años debido a la necesidad de llevar un buen control de los impuestos. Luego vinieron trabajando para poder perfeccionarla y uno de ellos fue el matemático alemán Gottfried Leibniz llegando a crear la “rueda de Leibniz”.

El principio de la calculadora

El origen de la calculadora como la conocemos hoy.

Así mismo siguieron perfeccionando los modelos hasta que apareció en Viena, Austria la calculadora Curta, con un costo elevado debido a que se podía llevar a todo lados. Ya con la tecnología de IBM trabajando en ella se presentó en 1954 la llamada IBM608 con un costo alto. Luego vinieron apareciendo un sin número de compañías, hasta llegar a lo último en tecnología en la rama de calculadora, que prácticamente se convierten en computadoras portátiles y en las calculadoras originales, de todo tipo, formas y tamaños, que todos hemos tenido en nuestros hogares y usado en las escuelas.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*